viernes, 30 de marzo de 2018

Al naranjo callejero [de Carlos Alvarado-Larroucau]


Al naranjo callejero

Te he visto
 con celestes jazmines en las solapas
coqueteando
con nardos, glicinas y ceibos
tirándole besos a las gardenias
supervisando desde lo alto los llanos jardines.
Danzando suave un adagio acidulado.
Un primo tuyo ha muerto de pie
 con todas sus frutas puestas…
y sigues tarareando junto al viento
la agridulce tonada de la vida.
¿Soy acaso el único elegido
que mes a mes contempla tus milagros?
Cuando la lluvia te besa el follaje
y exhalas secretos de enamorados.
Cuando refrescas las tardes
de los estíos alocados.
Cuando templan las manos ateridas
tus redondas piras de fragua.
Cuando se esparce el ácido irisado
en los charcos de las veredas.
Cuando provocas a los changos
proyectil y pelota y juegos desbocados.
Alegrarte translúcido en los calderos del dulce.
Te he visto en las pequeñas y altas horas
en la sinfonía coral de pájaros y azahares
¡Te he visto…
y tengo tantas cosas que contarte!
©Carlos Alvarado-Larroucau, 2018.



miércoles, 28 de septiembre de 2016

Las Estocadas del Tiempo, de Amira Juri, Presentación, 24/10/2016



LAS ESTOCADAS DEL TIEMPO
Poemas
de Amira JURI.

Presentación y lecturas

Lunes 24 de Octubre de 2016; 18 hs.
Alianza Francesa de Buenos Aires
Centro Fortabat, Palermo
Billinghurst 1926
Tel.: 4822 5084



La escritora leerá poemas de su última publicación, presentada por: Felipe HERRERO, poeta y editor y Carlos ALVARADO-LARROUCAU, poeta, crítico literario.


Amira JURI: tucumana, de familia libanesa.

Licenciada y Máster en Filosofía (Universidad de Granada/Universidad de Tucumán). Docente e investigadora de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Especialista en Estética y Filosofía del Arte. Autora de diversas publicaciones académicas y de poesía entre las que destacan : Al-Andalus (2001); Árbol de viajes (2008); El Tiempo y las cosas (2009); Los Cuerpos del lenguaje (2014).

jueves, 12 de noviembre de 2015

Poesía tucumana al teatro, Leonor García Hernando. Febrero 2016

Durante el mes de Febrero de 2016 estrenará un espectáculo teatral basado en las poesías de la artista tucumana, Leonor García HERNANDO.

ABSORTA Y DESNUDA

Teatro y Poesía

Dramaturgia Leonor Manso e Ingrid Pelicori - Basado en poesías de Leonor García Hernando



Con
LEONOR MANSO; INGRID PELICORI; MURIEL SANTA ANA; CLAUDIA TOMAS Y WALTER QUIROZ

Música en vivo. Guitarrista: MIGUEL DE OLASO
Producción: PABLO SILVA

Dirección: MARIANO DOSSENA


Contacto Silva Producciones  / 155 738 1067  -  info@silva.com.ar


Sala Tuñon, domingos febrero 1730 hs / estreno Dom 21/2


ABSORTA Y DESNUDA

Este espectáculo aborda la poesía de una inmensa y quizás no suficientemente valorada poeta argentina: Leonor García Hernando  (San Miguel de Tucumán 1955- Buenos Aires 2001)
 
Leonor García Hernando
Este grupo de actores recorre su maravillosa poesía: “Leonor García Hernando - como dijera Freidemberg-: empieza a mirar, a reinventar cálida y minuciosamente lo que vivió. Todo viene ahora como un golpe de irrealidad, de magia, de paraíso perdido: como una presencia más auténtica, como para fundar una poesía, un mito”.



Si alguien me llamara desde una ventana oscura          
una voz que empujase mi nombre en la noche
mi nombre es de reina dos veces construida y dos veces exiliada;
fue hecho para el amor cortés, para las sofocaciones.
yo seré más buena
seré un cachorro que alza sus lúcidos ojos a la promesa de una voz.
Tendré el encanto de los que perdieron siempre
LGH
  

Leonor García Hernando (1955-2001)

Integró el Taller Literario Mario Jorge De Lelis, el Grupo Literario Las Cuarenta y en la Revista Literaria Mascaró tuvo a su cargo las páginas de crítica y publicación de la Sección Poesía en la revista. Publicó los libros de poemas Mudanzas, Negras ropas de mujer, La enagua cuelga del clavo en la pared, Tangos del orfelinato/Tangos del asesinato y El cansancio de los materiales. Su obra está inscripta en los hallazgos más viscerales de la historia de nuestra poesía. La oralidad, los cambios de ritmo y la construcción de las imágenes avasallantes dejaron huella en las nuevas generaciones que buscan en su palabra el latido de la Argentina que fue.


-Y que pensás sobre el conocimiento...

-¿Qué es lo que advierte una hormiga a la cual pisó un tractor? ¿Qué advierte la hormiga de ese fenómeno? ¿Qué reconoce del tractor? Creo que mucha gente vive así. En todo caso, el tractor la aplasta, pero no vive nada del hecho dramático de ver venirse al tractor encima, de advertir que su velocidad no alcanza para salir del espacio por donde el tractor pasará. Entonces hay como un contento, porque no lo advierten.

-El equilibrio está dado por grados de conocimientos. Nunca la felicidad del que comprendió algo, del que advirtió algo, será igual a la del que no sabe, a la del que ni siquiera sospecha. Parece ser que en “el libro de los libros” –La Biblia–, si hay algo castigado, es el conocimiento. Cuando Dios hecha al hombre del paraíso, lo hecha por haber probado el fruto del árbol del conocimiento. Se puede observar la historia también como un castigo sobre el conocimiento. Es una lectura posible de la historia. El conocimiento es siempre una desobediencia.

Fragmento del reportaje a LGH por Mauro Pereira de la revista “Perro negro” ( Agosto 2000).




Leonor García Hernando, Poeta Tucumana

Leonor García Hernando nació en Tucumán, en 1955. Formó parte del taller literario de "Mario Jorge de Lellis" y del consejo de redacción de la revista Mascaró.

Publicó los libros de poesía "Mudanzas" (1974), "Negras ropas de mujer" (1987), "La enagua cuelga de un clavo en la pared" (1994), "Tangos del orfelinato/Tangos del asesinato" (1999) y "El cansancio de los materiales" en el 2001, del que llegó a ver los primeros ejemplares dos semanas antes de morir, el 30 de marzo del 2001.



la taza debe parecer excesivamente
blanca en contraste con la boca pintada -No deberíamos
acercarnos a objetos tan nítidos
                               envuelta la garganta por un extenso
pañuelo de gasa, todo rostro es más plácido y se esfuma
como una lancha en esa agua extrema donde el cielo deja
de fluir

                            no deberíamos acercarnos a objetos tan
nítidos
una taza            un sobre en el que la lengua impone un
poder; las uñas esmaltadas de rojo y tres desnudas
cebollas en el mármol

                            no deberíamos acercarnos a esa brus-
quedad del objeto que satura como un golpe
                           no deberíamos ser honestos en el terror.
Mejor palidecer como esa línea de álamos en la tormenta,
Mejor estar callada mientras la fiebre una las sienes con
grasa de ciervo
mejor esperar a que las hojas del nogal apacigüen el sende-
ro de piedras  rojas. Parques con una pálida herida de
mármol pierden su agua rara, lastimosa         hundimientos
en la frondosa oscuridad.

no deberíamos acercarnos a objetos tan
nítidos.
Zonas que no conocen piedad.

lunes, 31 de agosto de 2015

La poesía en Tucumán, 1972

Alberto Molina Bry y YUNQUE
Tucumán, Grupo literario YUNQUE, 1972. Alicia GÓMEZ OMIL, Ricardo GUTIÉRREZ, Alberto MOLINA BRY  y Mirta SUÁREZ PORTO.

miércoles, 18 de febrero de 2015

Las Dos Nadas, poema de Ricardo R. CASTERAN



Juego de no se sabe que designios
azar furtivo o pertinaz porfía, 
travieso albur de inciertas estructuras,
equilibrio inestable de partículas,
éramos nada, ni siquiera sombras,
antes del gesto que nos concebía.
Y a nada individual pueden llevarnos
 los manantiales turbios de la vida:
con ojos mortales, por un tiempo,
vemos el sol, la frágil luz del día,
y hallan los pies la tierra que, muy pronto,
vendrá a cegar nuestras expectativas.
Un poco de conciencia entre dos nadas:
tal lo que encierra la sabiduría.
La nada nos precede y nos retira
del duro hacer, de la perpleja vía
del existir, de los insomnes ojos,
del estupor de tantas agonías.
Por la nada bregamos lo que somos,
vueltos en cuerpo y alma a la ceniza.

Cuando ella nos recobre, dispensándonos

del error lamentable de estar vivos,
ni tan siquiera habrá de atormentarnos
el misterio pasmoso de haber sido.



Ricardo Casterán, "Las dos nadas", 12 Dic. 1993
Publicado en LA GACETA, 21/2/2010


Ricardo R. Casterán (1/12/1921-4/5/2001). Profesor universitario de francés y de historia del arte. Poeta, colaborador de la Gaceta Literaria. Escribió en francés y en español. Ver publicación en La Gaceta de Tucumán, del 4/5/2002: “Presentan una traducción de Ricardo Casterán sobre "Fedra"”. Y “Mujica Lainez versus Casterán, el profesor rumiante”, 28/2/2010.

sábado, 19 de julio de 2014

Poesía de Mónica CAZÓN, poeta tucumana, 2014

Poema XII

 He visto las paredes cubiertas de cables 
y de acero.
He conocido la desesperación por los medicamentos
y las agujas impecables.
Las horas malgastadas de dolor.
Toda la inmaculada lavandina en las almohadas
y el iodo levitando en los pasillos.
He amanecido rogando que amanezca.
El ritual de los objetos, y un cuadro arrobador
mesa de luz, palangana y jarra. Muy pocas veces una flor.
Casi invisible
ha regresado a mí tu voz
para mezclarse con las horas
para pedirme una vez más que vigile tus noches,
porque esos individuos de blanco
sólo escuchan el timbre de los muertos.


Poema XIII

Me gustan los gatos desgastados
haciéndose dueños de los techos.
Me gustan los ventanales
donde nada se aprecia, los gatos nomás
las huellas de la gente,
y la vulgar coartada de un milagro frágil
sobre los ojos, y las camas.
Me gusta saber que estas allí, del otro lado
aunque a tus brazos lo sostengan las agujas
y mi amor humano mienta.
Hacen días maravillosos, madre,
y el de la cama 21
ya domesticó su silla de ruedas.
De seguir esto así, nadie descansará en paz.


Mónica Cazón, Poemas XII y XIII, del libro inédito Las pasajeras


Una cuestión de poder

He doblegado las tempestades todas, las pesadillas
incluso esas que temías, las tuyas
el olor de la derrota, y aquel remoto telegrama de despido
no es imposible hacerlo
He dominado el dolor de muelas
destripado ciudades y tus gestos extraños
calmado el llanto de mis niños
y las bocanadas de recuerdo que aún conservan
la voz de mi madre y su sinecura inútil
no es imposible hacerlo.
Se puede comprar la realidad caminar por los trapecios
y azotar cualquier explicación
con renuncias, y alguna que otra mentira
a la hora del sueño.
Pero eso de perderte es otra cosa
conozco la  imposibilidad total de dominar el reino de la pérdida
la tuya
esa que deja postrada la cordura del mundo
sin un submarino imaginario
sin rotación ni traslación sin plenilunios.
Conozco la imposibilidad total absoluta
irreversible
irreparable.
Certifico que entiendo lo que afirmo
eso de perderte
es otra cosa.


Mónica Cazón, de su libro : Vida Rentada (2010)

MÓNICA CAZÓN (Tuc.1969) Escritora. Profesora en Ciencias de la Educación. Coordina la Asociación literaria David Lagmanovich y es Miembro Adherente de la Academia Arg. de Literatura Infantil Juvenil (Tuc).Colabora en La Gaceta Literaria. Sus libros editos: Cuentos para jugar; Cuentos para soñar; Retazos de mí (microrrelatos); Cejuelas (microrrelatos); Vida rentada(poemas); Zoológico de señoras(microrrelatos); El placar de Muriel(poemas). La literatura en Tucumán (ensayo); 1era Antología Argentina de Microrrelato Infantil y Relatos Breves “El mundo de papel”; Cuando todos se duermen y Azulplata (2014).  


martes, 29 de octubre de 2013

Pequeño Gesto, de Carlos Alvarado

Durazneros en flor

Pequeño Gesto

 Un pequeño gesto, que no ocupe tu pensamiento
El beso que roce, a tu paso, el borde de tu manto
El mendrugo que anima el desconsuelo de tu pobre
Un cabello en la cabeza de aquella que secó tus plantas
Una hebra en el paño de la pía Verónica
Una brizna en el nido del noble petirrojo que alivió
de una espina tu corona de dolores
Hoja de palma, bajo los cascos de tu asno, que te brinda bienvenida
Hoja de olivo retorcido que te otorga un ápice de sombra
Rosado pétalo de durazno en el aire de tu primavera
Poca cosa, Señor déjame ser,

un pequeño gesto, que no ocupe tu pensamiento...

De: Carlos Alvarado, Con Tinta de amapolas, Yerba Buena, Ed. Lucio Piérola, 2007.

viernes, 3 de mayo de 2013

Mi llavero de Tucumán, poesía de Carlos Alvarado



Mi llavero de Tucumán


Me asegura saber
 que tengo un corazón
con forma de Tucumán.
Que aferro a él las llaves
que abren tantas puertas,
las viejas, las nuevas.

Oxidadas,
las de los cofres cerrados
de los secretos,
de los olvidos.

Brillantes,
las de los ecos de las esperanzas,
tañendo bronces como campanas.

Una pequeña silueta de madera
Que presiono en el hueco de mi palma
Con el sólo afán de capturar en mi pulso
mil caballos galopando
Agolpándose en el nido de mi mano
Retumbando en la piel
Estremeciendo la carne
Y haciendo vibrar los huesos.

Un trozo de madera,
con la forma de tu tierra,
con la medida de mi corazón
palpitando sonrisas
al tintinear de las llaves.

Alvarado, Carlos, "Cuentos y poesías", en Escritores de Tucumán, siglo XXI, antología, Yerba Buena, Tucumán: Lucio Piérola Ediciones, 2008.

lunes, 10 de septiembre de 2012

La Lorenza sola, poema de Carlos Alvarado


La Lorenza sola

82 años coya solitaria en Catamarca.
4000 m de altura, Río Blanco al NE de Fiambalá.

En las manos de la Lorenza
hay un crujido de piedras que el agua rasga.
Esas manos lucen como corral de pircas
pilas de piedras donde se agrupan llamas.
Y en los resquicios,
besos de musgos,
mullidos suyos...

Su palabra se queda enredada
entre jirones y  botellas plásticas
vacías
cencerros que alejan pumas
cuando el miedo trepa y la noche zumba

Se apaschan las nubes en sus corrales
como pellones que enturbian ojos
Lorenza se sabe sola
sin hombre y sin hijo
sin el nombre de mamá.

Un largo préambulo de asombro
exige la visita, la Lorenza está sola
y se le hace duro el hablar.
Un puñado de llamas “mansitas”
la acompañan y esquilan penas
llamas de Coquena, las del trashumar.

A Pachamama, un rincón de piedras
le asigna Lorenza en su heredad,
la Madre la acompaña y la cura
 la Madre es atenta en verdad.

Se queda sola Lorenza...
Cuando canjea lo suyo
A duras penas...

y llora profundo cuando te vas…

Carlos Alvarado-Larroucau, (c) 2012. 

miércoles, 15 de agosto de 2012

En esta misma casa, de Inés Aráoz


En esta misma casa
De cuya navegación me ufano
En el secreto movimiento
De mis células más íntimas

En esta misma casa
Estática
Que construí con la pasión
De quien va a montar su primera obra
El techo de los pobres
El techo de los ricos
El de quien al fin agacha la cabeza
Y entra en el mundo

En esta misma casa inserta en una selva
Antes sólo Sirio brillando algunas noches
Y en la que florecen los acantos al llegar octubre
En esta misma casa
Y entre sencillos actos repetidos día a día
Como enderezar los cuadros de un costado
O bien del otro
Los primeros Diciervo que colgara entonces
Cuando con ojos de navegante
Miraba en lo alto
En las hojas de las palmeras
El leve balanceo de las paredes sin techumbre
Y me preguntaba cómo sellar
Ese último reducto de libertad
Que haría de mi casa un templo
En esta misma casa
Que apenas si ha cambiado su apariencia
Es verdad que los hexágonos del piso
Me traen ahora a la memoria
El cielo que las aguas del Mediterráneo bañan
Las playas de Tipazá
Es verdad que el adorable pájaro ptiza
Aletea de cuando en cuando entre estas paredes
blancas
Siempre blancas

En esta misma casa
Desde la que me gusta contemplar a las tortugas
Devorando los capullos recién caídos de la rosa china
O el feroz combate de las grandes hormigas que luego
Por la noche
Roerán de a poco la pinotea del cielorraso

En esta misma casa a cuyas puertas y ventanas
Los benteveos acuden en noviembre
A depositar su ofrenda de moras maduras
En esta misma casa me pregunto
En qué puerto estoy
¿Es posible que este pequeño barco con su tierra a cuestas
De lapachos y palmeras
Teros guardianes
Y la mirada entrañable de algunos perros
Haya navegado tanto que pueda yo decir
Un hijo tengo y no tengo un hijo?

Jugando con los hilos de la luz
Hacer la propia casa y navegar hacia lo alto
Y el corazón que arde
Girando
Girando
Girando
¿Cómo decir esta misma casa y el poema
Sólo buscan la piqueta o el silencio evanescente?
¿Cómo hacer del propio barco la navegación
sin perder el rumbo?
¿Del rumbo hacia lo alto el propio barco?

Publicado en el libro: La Echazón y en revista A Turucuto, N°1.

sábado, 16 de junio de 2012

Villa Nougués, de Carlos Alvarado

Agua en los Agapantos


Hay un aire de Pirineos
en los cerros tucumanos

Una nube, de puro floja
moja las hortensias
y brazos de enredaderas
apretujan agapantos

Un poncho de bruma
oculta mi secreto pero
hasta las piedras secretan agua
rezumo aquello que callo

Un sol de frente
atrevido
me grita ¡FORÁNEO!
¿A mí, de corazón tucumano,
a mí, de torrentes gascones?

¿No oyes en tus crestas
chasquear como azotes
azules banderas?

Mucho de mí vive en tu tierra
no en la casa si no en la poco mansa selva

Cuando la noche anónima grite tu nombre
cuando escuches pasos sin dueño en la grava
y en tus galerías
cuando las empapen las nubes sin remedio

Sabrás que ando entre tus cosas
caminando entre tus flores
entre tus piedras grises entre tus tejas rotas…

Ca

Poema inédito, en especial para este blog

domingo, 22 de abril de 2012

Festival de Poesía en Tucumán, 20/04/2012




Los integrantes de la Asociación Literaria “Dr. David Lagmanovich” (Mónica Cazón, Julio Estefan, Liliana Massara, Melina Moisé, Ana María Mopty y Rogelio Ramos Signes) agradecen al numeroso público que el 20 de abril colmó ampliamente el Centro Cultural Alberto Rougès, de San Miguel de Tucumán, donde se llevó a cabo el Primer Festival de Poesía, organizado por esta Asociación sin fines de lucro.
Diferentes mesas de lectura poética y de crítica sobre esa especialidad se sucedieron, llevando a los presentes la voz de Gabriel Acosta, Martha Acosta, María Belén Aguirre, Daniel Aráoz Tapia, María Graciela Castro, Nelly Elías de Benavente, Ricardo Gandolfo, César Guzmán, Amira Juri, Arantxa Laise, Denise León, Camilo Ramos Gatti, Rogelio Ramos Signes, Rodrigo Suárez Ledesma y Lorenzo Verdasco; además de los poetas invitados por otras provincias del NOA: Pablo Baca (Jujuy), Lucrecia Coscio (Salta) y Alberto Tasso (Santiago del Estero).
Este Primer Festival, verdadero intento de integrar regiones y de darle un espacio a los diferentes grupos que trabajan difundiendo cultura en la provincia, contó con la presencia de tres autores históricos de la lírica local: Ariadna Chaves, Carlos Duguech y Manuel Serrano Pérez.
El respetuoso silencio del público durante las lecturas, y la activa participación durante la mesa de debate, prolongada durante un vino de honor, hizo que esta primera experiencia se convirtiera en una reunión inolvidable, que da pie y entusiasma para nuevas ediciones de este Festival.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

La Música, por Máximo ETCHECOPAR

* La música colma el silencio como la luz el paisaje.

* La música trabaja directamente sobre nuestros sentimientos, como el pintor sobre la tela.

* Los sentimientos se abrevan de intimidad silenciosa. Sólo la música les presta oído y concede voz.

* La música tiene su propia aurora, su mediodía triunfal, su anochecer.

* Toda música es fuga.

* ¡Delicia de no vivir por un buen rato sino suspendido del hilo sonoro de la música!

* El murmullo del agua no es música, es murmullo del agua; el canto del ruiseñor no es música, es canto del ruiseñor; la poesía no es música, es poesía simplemente. La música comienza cuando todas esas voces callan.

* Cuando cesa la música, cuando ha dejado ya de sonar, el silencio subsiguiente vibra todavía unos instantes.


Extraído de: Máximo Etchecopar, "La Flauta mágica", Breve y Varia Lección, Buenos Aires, Editorial Norte, 1957, p. 45-48.

jueves, 11 de agosto de 2011

Ella (En Amaicha), de Carlos Alvarado

Foto: Cascada El Remate, Amaicha del Valle

Viajo a Amaicha a encontrarla.

Me aguarda en la montaña, sola, enhiesta,

¡Hembra Américana!

Guagua entre las manos.

su mirada me acierta,

dardos de espinas de cardos.

Intento fijarla y se me escapa,

ya no es ella, ahora xérofila,

brilla en su aura de janas.

La grandeza se precipita acelerada.

edito mal las imágenes,

compagino mal los encuadres.

La reencuentro en la plaza,

caja en mano,

cantando coplas

topándose entre polleras

en ese Jueves de comadres.

La escucho mascullar su acullico de sueños,

palabras me receta desde el fondo de su apacheta.

Camino... y ... madre verde en una esquina,

cuando no, derramándote junto al agua.

La busco de nuevo,

fugaz,

maestra, poeta y funcionaria...

me habla con la franqueza de la humana,

Amaicha,

como hermana,

como amada.

Joijoliando un nombre, su nombre

y el de ellas, todas,

La Tierra.

Serpiente entre las piedras,

vientres redondos

percutiendo como cajas...

Ampimpa,

Amaicha,

Mama Tucumana.

Mejor blog de Poesía 2008

Mejor blog de Poesía 2008
Premio 34ª Feria del Libro, 2008

Nuestros Lectores

Visto en Tucumán (Videos)

Loading...